domingo, septiembre 24, 2017

¿Y ahora?

Desde los sucesos de 1985 surgió con mayor fuerza el estudio de los desastres y las políticas públicas correspondientes. Desde entonces, se ha insistido con razón que los desastres no son naturales, sino sociales. En otras palabras, que los fenómenos naturales pueden derivar en desastres sociales. Esta idea central atribuye las responsabilidades de éstos al lugar que le corresponden, la sociedad, y no a la naturaleza, como insisten los comentaristas de los medios masivos de comunicación al llamarlos “desastres naturales”.

La diferencia entre atribuir responsabilidades a la sociedad o a la naturaleza en caso de desastre es abismal. Decantarse por calificar como natural lo que es social tiene severas implicaciones; entre otras, asumir lo sucedido como inevitable, omitir los señalamientos, imputaciones y castigos correspondientes, exaltar la capacidad de reacción, eso, de reacción, a la hora de la hora. Ayer un taxista me decía, comentando lo que actualmente está en curso en partes de la ciudad de México: “Patrón, es que los mexicanos somos unos chingones, cuando nos necesitamos allí estamos”. Hoy, 24 de septiembre, Enrique Krauze hace lo propio con los jóvenes que semanas atrás no veía políticamente activos. Fascinado afirma que están demostrando estar “listos para reaccionar cuando la naturaleza golpea”.

La naturaleza no golpea ni pone a prueba. Ella sigue sus procesos. Que ellos deriven en desastres sociales debiera hacernos recordar nuestra condición de dependencia estructural de ella. Hablar de “desastres naturales” o de que “ella golpea” es usar deliberadamente un discurso de corte militar que, ensoberbecido, coloca a “señor del universo” acosado por una “entidad malévola” que le da por golpearnos, acosarnos con desastres.

Del lado de las responsabilidades sociales tampoco se puede asumir un mea culpa general para eximir a quienes tienen una culpa innegable al proceder con falta de planeación, corrupción y sometimiento a las presiones de quienes en el afán de negocio se inclinan por la ganancia sin consideración de la vida y de eso con lo mantenemos una relación de dependencia.

Nuestro país tiene problemas que van desde una permanente centralización que satura zonas y territorios hasta una persistente desigualdad que no desaparecen en momentos de emergencia, sino que se refuerzan. En el caso de la ciudad de México esto ha sido evidente en zonas afectadas como Xochimilco y en zonas similares en los estados en este desastre social y en otros recientes. ¿Recuerdan a Peña Nieto diciéndole a los pobladores de una zona de Chiapas afectados por el sismo previo al del 19 que los iban a atender en la clínica inexistente del lugar?

Si bien el aplauso es necesario y debe ser fortísimo para todos los que de una u otra manera, con afán protagónico y sin él, de manera escandalosa o calladamente, han ayudado en las tareas de rescate desde el 19 de septiembre del presente, lo que está en juego es la vida. Esto implica no solamente salvar vidas, oponerse a las medidas frías de gobiernos y empresas urgidos por cerrar el reciente capítulo, como demoler edificios derruidos sin importar la vida de los atrapados y los cuerpos de los allí sepultados, sino en afirmar que esto no debió de suceder; que no estamos para “reaccionar” solamente; que hay responsabilidades muy específicas que deben ser señaladas, castigadas; y que este país debe repensarse desde su centralismo hasta su desigualdad, esas realidades hoy puestas de nuevo al descubierto de manera dolorosa y artera, frente a las cuales las estructuras de poder no tienen absolutamente nada que decirnos porque en buena medida son creadoras de este desastre social y otros muchos que hemos vivido y que vivimos cotidianamente.

¿Podremos decirnos nosotros algo a nosotros mismos más allá de “estar listos cuando la naturaleza golpea”? Eso está por verse.



martes, septiembre 12, 2017

Esquemas animados del Capítulo 5 de El Capital de Bolívar Echeverría.

Un día, Bolívar Echeverría me citó para hacerme una petición un tanto extraña. Lacónico como de costumbre, me preguntó si conocía los esquemas que hacía tiempo él había hecho sobre el capítulo 5 de El Capital de Marx.

–Ahora –me dijo tras mi respuesta afirmativa– quiero que se muevan.

  Aunque sabía que se refería a una animación por computadora, pensé en varias formas de movimiento físico que me sacaron una sonrisa burlona. Me imaginé, por ejemplo, acompañándolo para hacer piruetas gimnásticas con los esquemas mientras exponía sus argumentos. Por fortuna, su voz difuminó mis absurdos.

–Le he pedido a varios que lo hagan pero no se animan– remató.

  Le respondí que su petición no era una cosa sencilla, y aunque yo no era especialista en animación podía intentarlo con algunos programas que ayudaban a animar de manera elemental algunas cosas. Francamente tenía curiosidad por saber a qué se refería con la animación y qué es lo que él visualizaba con esos esquemas. Además, no dejaba de sorprenderme su incursión en estos temas. Hacía poco me había enterado que gracias a un alumno suyo él fue uno de los primeros en México que tuvo una computadora de escritorio. Eso explicaba, por ejemplo, que él mismo interviniera algunos carteles de sus libros o hiciera algunas propuestas de diseño. Sin esto sería inexplicable, por ejemplo, una parte de su reflexión sobre el ángel de la historia de Walter Benjamin, en la que pone a discusión el ángel de Klee. Así que, azuzado por estas ideas, literalmente me hundí en la tarea. Ese intento se llevó varios meses porque él era muy demandante en ciertas cosas: el color, la forma, el ritmo.

    Después de un intercambio casi interminable de correos electrónicos y de reuniones en las que me indicaba lo que estaba bien y lo que estaba mal, llegó el día en que exultante dijo: ¡así!, ¡no le muevas nada! Por supuesto, lancé un suspiro de tranquilidad y satisfacción porque había llegado yo a la conclusión de que esa animación no terminaría por concretarse nunca.

–Solamente te falta una cosa –dijo–, tu nombre como responsable de la animación–. Sin muchas ganas procedí a poner mi nombre debajo del suyo.

    Estos esquemas “animados” iban a formar parte del curso que Bolívar Echeverría pensaba impartir en el segundo semestre de 2010, cosa que no sucedió porque ella, la muerte, la muy carbona, no quiso que así fuera. Dulce venganza en contra de ella: ahora que se cumplen los 150 años de la publicación de El Capital, me parece necesario que estos esquemas circulen ampliamente. No tenemos la exposición de viva voz de Bolívar Echeverría para explicarlos, pero allí está su obra para que el lector avezado vaya y venga a estos esquemas para entenderlos. Los dejo aquí, pues, como "obra abierta".





domingo, agosto 13, 2017

Estreno del Documental “Close up. Memoria del cine Corregidora”

Faro Aragón Films y el Laboratorio Audiovisual del CIESAS invitan a la presentación del documental “Close up. Memoroa del cine Corregidora” de Isaac García Venegas y Eric Moncada.

Sinopsis

El Cine Corregidora formó parte de un conjunto de cines que se hicieron en las zonas periféricas de la ciudad de México hacia finales de la década de los sesenta del siglo pasado. Por aproximadamente dos décadas, marcó la experiencia de vida de los vecinos de la primera sección de San Juan de Aragón. No solamente les acercó la producción cinematográfica nacional a precios relativamente accesibles sino que se convirtió en referente fundamental de su convivencia, de su vida social, de su vida personal. Después de su decadencia, se recupera hoy como el Faro de Aragón, la primera Fábrica de Artes y Oficios con un énfasis específico en lo audiovisual. “Close up. Memoria del Cine Corregidora” cuenta la historia de este largo proceso. Con ello da cuenta de un tipo específico de experiencia cinematográfica que resulta relevante. También, a través de su historia, se cuenta un aspecto de la ciudad de México, y los modos, durante esa época, de apropiación del cine, no tanto en cuanto a calidad cinematográfica sino en cuanto a espacio de convivencia. De este modo, desde este documental se lanza una mirada interrogadora al propio Faro de Aragón que tiene tras de sí una historia que merece ser conocida para poderse definir frente a ella.

La cita es el viernes 18 de Agosto, a las 14 hrs., en el Faro de Aragón.

Los esperamos.


martes, agosto 08, 2017

Invitación a escuchar

Como parte de los esfuerzos por difundir lo que se hace en el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) se realizó una serie de podcasts llamada ¡Al micrófono! ¡Nuestros investigaodres responden! La serie estuvo a cargo de Victoria Novelo, Carlos Antaramian y un servidor. Su producción recayó en el Laboratorio Audiovisual con la colaboración de Eric Moncada y Emiliano García. Pueden escuchar la serie completa en este link https://soundcloud.com/isaac-garc-a-venegas/sets/al-microfono-nuestros-investigadores-responden

viernes, abril 14, 2017

Los fanáticos nunca se fueron...

Xi-Jinping advierte el riesgo de una guerra termonuclear y llama a la cordura a dos fanáticos: Donald Trump y Kim Jong-un. Hay que aplaudirle al líder chino aunque su llamado no sea del todo inocente o desinteresado. No obstante, su llamado está destinado al fracaso: entre fanáticos no hay cordura posible. Por desgracia, si bien podemos señalar con el dedo a esos dos líderes mundiales, en realidad ellos son los voceros de una tendencia generalizada en el mundo. El fanatismo campea a sus anchas entre intelectuales, profesionistas, políticos, activistas, integrantes de movimientos sociales... Ya no se trata del apasionamiento y tenacidad desmedidas en la defensa de ideas o creencias políticas o religiosas, como define al fanatismo el Diccionario de la Real Academia, sino de cualquier índole: empresariales, sociales, culturales, ecológicas, etcétera. Aislados, ensimismados en su propio fanatismo, la cordura es para el fanático una petición abyecta porque para él supone negar su única verdad, en la que nadie más cabe. Es posible que un futuro no muy lejano, los que queden, y si es que algún cuerdo queda, se hable del corto siglo XXI, ese en el que la humanidad se rindió ante la suprema verdad –la única de hecho– del fin de sí misma; una humanidad que logró diseñarse un murito personal que solamente se vino abajo al ritmo de grandes explosiones.